LOS 12 ERRORES MÁS COMUNES CUANDO NOS MAQUILLAMOS LAS CEJAS


untitled

 

Las cejas son la parte más importante de nuestro rostro, ya que sin ellas perderíamos toda nuestra expresividad. Pero a veces cometemos errores imperdonables en su cuidado y arreglo, haciendo que luzcan extrañas y nuestra expresión parezca artificial. Te contamos qué no debes hacer con ellas y qué sí para que queden siempre perfectas.

1. Son demasiado angulares. Al maquillarlas evita los trazos rectos, pues es mejor que los bordes queden difuminados para conseguir un acabado más natural.

2. Su rabillo es demasiado largo (o corto). En ese caso, lo único que conseguirás es que tu mirada y rostro parezcan caídos, además de artificiales. Las cejas deben terminar en su sitio: coge un lápiz y, apoyando un extremo en la aleta de la nariz, traza una línea recta hasta la parte exterior del ojo, ahí es donde deben finalizar para lucir acordes con tus facciones. Ahora toca eliminar el vello sobrante (o rellenar si falta).

3. El arco es demasiado afilado. ¿A que no quieres parecer sorprendida y/o enfadada siempre? Hay que tener cuidado, pues si el arco de tus cejas acaba en un pico muy pronunciado, es lo que conseguirás. Suavízalo con pinzas o con lápiz creando una forma menos puntiaguda.

4. Son poco pobladas. Si tienes poco vello y quieres que parezca que hay más, tan solo tienes que sombrearlas trazando varias líneas desde la parte más poblada hacia fuera siguiendo la forma del arco. Difumínalas con una brocha o pincel específico y voilà!

5. Usas mal el iluminador. No te pases aplicándolo en exceso alrededor de toda la ceja, más si encima es demasiado claro, pues restará naturalidad a tu mirada. Elige uno que sea un tono por debajo del color de tu piel y aplica una pequeña cantidad en la zona del arco, será suficiente.

6. Las maquillas intensamente. ¿Quieres acabar pareciendo Groucho Marx? Es lo que te puede pasar si pintas demasiado tus cejas. El truco está en sombrear creando un efecto degradado con una brocha para que quede más natural.

7. No difuminas el trazo del lápiz. Es el paso más importantes a la hora de crear un arco perfecto, de otra manera quedará una línea perceptible que atravesará tu ceja en vez de un ligero y natural sombreado.

8. Se ven pequeñas marcas alrededor de la ceja. Si te depilaste demasiado en el pasado, puede que ahora queden marquitas donde eliminaste el vello, y que se intensifiquen según este va creciendo. Utiliza un lápiz para rellenar y una brocha para sombrear la zona hasta que aparezca de nuevo si quieres conseguir unas cejas con mayor grosor.

9. Las rellenas de forma irregular. No creas que solo hace falta retocarlas en la zona más poblada, pues también debes hacerlo hasta el rabillo, aunque en esta zona de una manera más intensa y difuminada. De otra manera, quedarán todavía más desequilibradas.

10. Las rellenas con el tono equivocado. Cuidado con usar un tono demasiado oscuro para maquillar tus cejas. Elige siempre uno semejante a su color natural, o un poco más claro para dar luz –puedes mezclarlos y jugar con ambas tonalidad-, pero nunca uno de mayor intensidad.

11. Se nota que las has rellenado. Puede ser un cúmulo de los errores anteriores, o simplemente que te has pasado aplicando producto. Simplemente utiliza una brocha para difuminar y eliminar el exceso.

12. No las peinas. Todo el mundo se fijará en ellas si están despeinadas. Lo mejor que puedes hacer es utilizar un peine para cejas y aplicar un producto fijador sobre ellas.

 

APRENDE A MAQUILLARTE FÁCILMENTE COMO TODA UNA PROFESIONAL PRESIONA AQUÍ PARA SABER COMO

 

Fuente: marie-claire.es

1/1
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje
Loading...