guía rápida para aprender a maquillarse


Cada mujer, por más experta o principiante que sea en el tema de belleza, va a tener duda en algún momento… ¿me pongo primero la base o el corrector? ¿Es necesario usar delineador de labios? Aunque no hay respuestas exactas, sí existen pequeños tips que lo facilitan. Toma en cuenta esta guía rápida para aprender a maquillarse y el orden en que deben aplicarse ciertos productos… ¡te sorprenderá la diferencia!

Nota: el ejemplo a continuación es para un maquillaje básico. A medida que te familiarices con los pasos (o si buscas otro tipo de look) podrás agregarle cosméticos a tu rutina.
 

1: Base o hidratante con color

Durante el día, necesitaras una cobertura ligera a media, dependiendo de tu tipo de piel.

Dile adiós a las bases pesadas, pues sólo harán ver tu rostro “acartonado” y falso. Con el cutis perfectamente limpio y humectado en profundidad, aplica cuatro o cinco puntos de maquillaje y espárcelo con los dedos o con un pincel en forma circular –asegúrate de que luzca parejo y no olvides áreas como mentón y cuello. Si quieres intentar "corregir" la forma de tu rostro puedes usar una versión rápida del contouring. Luego, sella con polvos sueltos o compactos.

Si prefieres un look natural, opta por hidratantes con color, CC Creams que también iluminan o BB Creams. Las tres te ofrecen menos cobertura que una base pero le seguirá dando un velo de color a tu rostro. Sigue las mismas instrucciones de arriba.

Esta vez, puedes dejar el polvo a un lado para un efecto húmedo.
 

Paso 2: Corrector

Existen varios tipos de correctores –desde los que cubren espinillas hasta los diseñados para tapar la rosácea— sin embargo, los más utilizados son aquellos que cubren ojeras o manchas.

Una vez que hayas aplicado la base, recurre al corrector en las zonas que así lo requieran… ¡no abuses!

Aquí también entra en juego la textura de tu corrector pero, generalmente, puedes aplicar varios puntitos y difuminarlos con un pincel específico. Si lo haces con tus dedos, corres el riesgo de no cubrir la imperfección lo suficiente. No escojas los correctores tan claros o podrías sufrir del síndrome “antifaz”.
 

Paso 3: Rubor

¿Por qué el colorete a este punto? Porque te ayudará a definir el rostro, elevar los pómulos y decidir que tanto maquillaje te hará falta en labios u ojos. El rubor es un paso importante que bien puede arruinar o realzar la forma de tu cara.

Para más naturalidad (o si tu piel es madura) opta por las versiones en crema o gel, son fáciles y te ahorrará preciados minutos si eres una mujer ocupada. Los rubores compactos o en polvo deben ser aplicados con una brocha, manteniendo el propósito de afinar o disimular mejillas (el maquillaje puede adelgazar el rostro). En este paso, los bronceadores son válidos y deben complementar el colorete, no competir con ellos.
 

Para Continuar Leyendo Presiona el Botón de SIGUIENTE

1/2
Articulos Relacionados de Maquillaje
Te Puede Interesar Leer
Loading...