Aprende a tratar y Disimular Cicatrices


Young woman applying foundation to cheek with make-up brush, close-up

Los avances estéticos y médicos juegan a favor de la belleza y el cuidado. Así, mientras hace unos años no se podía hacer mucho para disimular las antiestéticas cicatrices ahora se sabe cómo mejorar su aspecto con herramientas eficaces. Y eso que no es fácil porque un accidente, una quemadura, una intervención quirúrgica… exponen a la piel, un órgano altamente sensible, a una agresión de la que le costará recuperase.

Al contrario de lo que muchos piensan, la cicatriz no es piel muerta sino tejido vivo que nace para cubrir y proteger la zona dañada. Ese tejido no tiene glándulas sebáceas, ni células pigmentarias, ni vello… por lo que va a necesitar ciertos cuidados especiales (y sobre todo mucha protección solar).

Diferentes tipos

Aunque a los no expertos nos puedan parecer todas iguales, existen diferentes tipos de cicatrices:

. Normales. Se definen porque la herida es fina y casi del mismo tono que el resto de la piel

. Atróficas. Las que responden a las huellas que deja el acné (hablaremos de ellas próximamente pero no nos vamos a detener en este artículo) o algún proceso infeccioso. Les falta colágeno

. Hipertróficas. Se ven como unas elevaciones gruesas de color púrpura. Les sobra colágeno y pueden escocer o picar. Si abultan mucho se llaman Queloides.

. Contracturas. Surgen tras una quemadura importante, cuando los bordes tienden a unirse y se genera una zona de piel tirante.

Un tercio de la población tiene alguna cicatriz y aunque algunos presumen de ellas para otros muchos supone un problema y un motivo de complejo.


Continua Leyendo Presionando el Botón de Siguiente...

1/2
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje