¿sabes qué tipo de piel tienes? te ayudamos a descubrirlo


En ocasiones solemos comprar productos de maquillaje y de cuidado de la piel que luego no nos sirven o no se adaptan a nosotros porque no resultan adecuados para nuestro tipo de piel. Esto sucede porque a veces nos cuesta trabajo identificar con certeza el tipo de piel que tenemos. Pero tranquila que existen varias formas de averiguarlo y nosotros te las mostraremos a continuación.

Ya debes saber que existen varios tipos, como piel mixta, normal, grasa, seca, pero seguramente te cuesta saber con seguridad cuál es la tuya.

A continuación te describimos los tipos de piel y sus características, así como sus cuidados para que puedas descubrir cuál es el tuyo y le des el trato que merece.

Cutis Normal:

Se caracteriza por tener los poros diminutos y cerrados y esto impide la formación de espinillas e impurezas, no presenta descamación ni sensación de tirantez. Aun cuando tiene grasa muy ligeramente en la superficie, no le da brillo aceitoso. Su tez es rosada, y a flor de piel se nota bien hidratada y su textura es compacta. Lo malo es que como el organismo cambia permanentemente, es muy raro mantener este tipo de piel toda la vida, así que para conservar el equilibrio es básico que se trate según la edad.

Cómo Cuidarlo

Usa por la mañana productos de limpieza, aplicándolos con movimientos rotatorios ascendentes y retira con pañuelos desechables o discos de algodón húmedos. Después de la ducha, aplica crema hidratante con protector solar y checa que tenga los siguientes compuestos:

  • Ácido hialurónico: Protege de la resequedad.
  • Alfahidroxiácidos: Estimula a las células muertas en la superficie de la piel y dentro de los poros, para que se desprendan con mayor facilidad, esto te permite lucir un cutis con textura más suave y color uniforme.
  • Colágeno: Mantiene el rostro suave, terso, liso y elástico, algo que ayuda a retrasar la aparición de arrugas.
  • Vitamina F: Ayuda a reestablecer la barrera protectora de la piel.
  • Vitamina H: Estimula la producción natural de ácidos grasos, contribuyendo a dar resplandor al rostro.

En la noche, luego de limpiar y tonificar, cubre tu rostro con crema nutritiva o que contenga coenzima Q10, la cual reduce los signos de envejecimiento.

Piel Grasa:

Este tipo de piel es gruesa y brillante, dada la dilatación de los poros, sin elasticidad, puede presentar áreas escamosas y grasientas alrededor de la nariz, pero más en la frente y en la barbilla. Son rostros que transpiran bastante y su aspecto es pálido y amarillento, por la deficiente circulación sanguínea.

La ventaja de este tipo de piel es que no se arruga tan fácilmente ya que es más resistente a los agentes externos a diferencia de las otras pieles. Tiene un tono rojizo en ciertas zonas así como barros y espinillas, (esto es de igual manera en espalda, pecho y brazos), ya que las glándulas sebáceas producen grasa en exceso,  y esto ocasiona la obstrucción de los poros, que generalmente son más abiertos y lo que hace que el maquillaje no dure tanto como se espera. Si no se le da especial cuidado a este tipo de piel, sin duda saldrán granitos y/o puntos negros, estos últimos son de la misma secreción de grasa que se oxida por el contacto con el exterior. 

Cómo Cuidarlo

Se recomienda lavar 2 veces al día (mañana y noche) el cutis con jabón neutro o de avena, o bien, con limpiadores en forma de espuma o geles indicados para este tipo de piel. Después, se debe aplicar algún tónico hidratante, (libre de aceite) y sin alcohol para cerrar los poros. 
Usa desmaquillante a base de agua, ya que su fórmula retira todo el maquillaje y las impurezas del rostro con al utilizar una esponja o algodón impregnado con el líquido. Deja, además, agradable sensación de suavidad y frescura.

Además, una vez a la semana se debe aplicar un exfoliante (siempre y cuando no se tenga acné) para retirar células muertas e impurezas, y una mascarilla, por ejemplo, elaborada a base de arcilla, ya que absorbe la grasa facial excedente y ayuda a eliminar comedones, (materia compacta formada por sebo seco, sustancias contaminantes y células muertas que obstruyen los poros, debido a la acción de bacterias) y espinillas. 

Cutis Mixto:

Este tipo de piel tiene apariencia brillante o grasa. En la zona T, grasosa y piel normal en el resto del rostro. La apariencia es brillante o grasa en algunas regiones, principalmente en la Zona T, mientras que las mejillas y el contorno de los ojos tienen un poco de resequedad. En este tipo de cutis los poros llegan a estar dilatados y hay cierta tendencia a los puntos negros.Los expertos mencionan que quien tiene este tipo de cutis debe cuidarse como si tuviera dos caras, ya que la zona “T” es grasa, pero las mejillas son secas o normales. 

Cómo Cuidarlo

Aunque existen productos específicos, se puede usar una crema para piel normal y luego utilizar geles o lociones formuladas para eliminar el brillo y el exceso de grasa en la zona que se necesita. En la mañana aplica loción astringente en la zona “T” y una hidratante en las mejillas, y sella con crema hidratante que contenga protección solar.
Antes de acostarte, limpia con gel o leche, desmaquillante líquido o semifluido que elimina el maquillaje, suciedad y células muertas, y aplica crema nutritiva rica en vitaminas.

Piel Seca

Este tipo de cutis no tiene humedad y por lo regular sus poros son finos, lo que genera una apariencia opaca, es áspera al tacto, de fácil descamación e irritación, más propensa a agrietarse y envejecer con mayor rapidez. Debe evitarse el uso de jabones y productos que incrementen la resequedad y las cremas y desmaquillantes deben ser hidratantes y nutritivos. 

Cómo Cuidarlo

Para hidratarla, aplica crema hidratante con ácido retinoíco (derivado de lavitamina A) por las mañanas después del baño  porque suaviza la piel y disminuye las líneas de expresión dado que estimula la generación de colágeno, o bien puedes irte por las cremas con liposomas, que son bolitas de grasa microscópicas que penetran la piel y reemplazan los aceites que ésta pierde. Procura que el producto contenga en su fórmula protector solar.

Por la noche, después de desmaquillar y tonificar, aplica una crema que en su fórmula incluya vitamina Ccoenzima Q10colágenoelastina o urea, compuesto que ayuda muchísimo en el tratamiento de la resequedad cutánea crónica. Pon especial atención en la zona que rodea a los ojos. Para el maquillaje diario procura usar base en crema, ya que contiene humectantes que protegen al cutis de la deshidratación.

Ten en cuenta que sin importar qué tipo de piel tengas requiere, si deseas que luzca en todo su esplendor, cuidados que complementarán la labor de productos y cosméticos, como el hecho de no fumar ni beber alcohol, tomar suficiente agua,  así como procurar descanso diario de por lo menos seis horas. 

1/1
Si te gusto este Artículo presiona el Botón Compartir
Articulos Relacionados de Maquillaje
Loading...